jueves, 20 de enero de 2005

Mi primer viaje...

Me pregunté hasta donde serían capaces de llegar las mujeres...
Empezó a gustarme, a serme simpático el maniquí, quizá porque, como yo, el tampoco envejecía...